20-10-1931 •  16-01-2008

Patio 1, Sepultura D-24

“Pepe” como lo llamaban sus familiares y amigos de juventud,  nació en Traiguén en 1931. Hijo de Domingo Matus y Berta Lagos; y hermano de  Berta Ester y Sofía Adriana, también traigueninas. Casado, con Josefina Vargas Ahern, matrimonio del cual nacen María Cecilia y María Eugenia. Además, padre de María Isabel y Ricardo, hijos del primer matrimonio de Matus Lagos.

Sus primeros años de estudios transcurrieron en  Traiguén, en la Ex Escuela de Niños y posteriormente en el Liceo de Hombres, donde destacó por ser uno de los mejores basquetbolistas de la época.

Luego de  hacer su Servicio Militar, en 1951 ingresó a la Escuela de Investigaciones de Chile. Como funcionario policial, prestó servicios en diferentes ciudades del país: Talcahuano, Tal Tal, Antofagasta, Copiapó, Santiago, Punta Arenas, Traiguén, Talagante, Talca, San Bernardo, Valparaíso, Temuco y Concepción.

Durante su carrera policial, efectuó diversos cursos de perfeccionamiento. Recibió las condecoraciones “Estrella al Mérito Policial” por 20 y 30 años de servicios y ”Hombre al Mérito” en los años 1971 y 1976. También fue designado en el cuadro de honor de la Institución como Mejor Funcionario Policial. Su experiencia y profesionalismo lo llevaron a obtener al grado máximo de la institución. Es así como en 1981 asumió como Prefecto Zonal en la ciudad de Concepción.

Después de jubilar de la PDI, Ricardo Matus integró el Gobierno Regional de la Región de la Araucanía, entre 1984 y 1988, desempeñándose primero como Secretario Regional Ministerial del Gobierno y luego como Jefe de Gabinete de la Intendencia.

En diciembre de 1988, vuelve a Traiguén para asumir como Alcalde de la ciudad, acompañado de su esposa  Josefina Vargas “Pepita” e hijas María Cecilia y María Eugenia.  Como edil,   hasta septiembre de 1992,  Ricardo Matus trabajó arduamente para el desarrollo de la ciudad.

Entre sus obras más relevantes llevadas a cabo en su periodo y con el apoyo del  Consejo Comunal de Desarrollo están las siguientes: reconstrucción del Mercado Municipal, construcción del Estadio Municipal, el mejoramiento de acceso en la entrada del Cementerio, la Villa Colonos, edificio de administración del Cementerio, entre otras.

Según señalaba Héctor Gonzalez Moren en su artículo “Tres Alcaldes de Traiguén”, publicado en La Gaceta de Traiguén, el 24 de julio de 2008: “Ricardo Matus Lagosregresó designado a su pueblo, con el mismo cariño y fe de los anteriores (alcaldes) dedicó sus esfuerzos a su ciudad y Comuna. Cuando me dijo: «vamos a construir un estadio con cancha de césped» no creí posible una cosa así. Era un sueño inalcanzable para los viejos futbolistas y también para los nuevos. Ricardo, que había sido también dirigente deportivo y entrenador, sabía lo necesario que era para la ciudad contar con una cancha moderna. La tarea del municipio a su cargo, el aporte de la comunidad con sus instituciones, dieron cima a tan anhelado proyecto. Y el estadio se construyó y se inauguró en medio de la alegría general con un importante partido ganado por Traiguén. Matus Lagos, Stappung, Dib y Carlos Schaelchli, hicieron completo el juramento que dice: «hasta rendir la vida si fuere necesario»”.

Posteriormente,  en 1992, fue elegido Concejal de la comuna, cargo que desempeñó hasta Diciembre de 1994, cuando presentó su renuncia voluntaria. Además, durante todo este tiempo, Matus junto a su esposa se hicieron cargo  de la Librería “Los Estudiantes”.

En 1995, Ricardo Matus junto a su familia se traslada a Concepción y por 7 años  trabajó como Encargado de Adquisiciones  y Mantención de la Corporación Educacional Sostenedora de los Colegios Concepción.

Después de más de 50 años trabajando, decide retirarse definitivamente y se aboca en un 100% a su gran pasión por el ”Club de Leones”, dictando charlas, escribiendo libros y participando activamente de las actividades de la institución.

Por más de 30 años, Matus Lagos fue un destacado León a nivel nacional e internacional. Fue Presidente de Club, Gobernador de Distrito y Presidente del Consejo, escribió el  libro «Instrucción Básica para Socios de Clubes de Leones»  además de participar como orador de un sin número de congresos y convenciones leonísticas.

Para estar más cerca de su ciudad natal, en el 2007, Ricardo Matus decide trasladarse a Temuco. Un año y medio más tarde y a la edad de 76 años,  víctima de un fulminante cáncer al pulmón, fallece. Como fue su última voluntad, sus restos están junto a su padre en el Cementerio Municipal de Traiguén y desde Noviembre del 2013 también lo acompaña su esposa Pepita.

El 31 de enero de 2008, Héctor Gonzalez Moren publicaba en La Gaceta de Traiguén, bajo el título “HIJO DE TRAIGUÉN”, lo siguiente:

A Don Ricardo Matus Lagos, un hijo noble, de los miles que ha dado este pueblo nuestro. De muchachos nos dimos a él y entre las hojas aún verdes nuestro recuerdo se hace sombra. Te cuento Ricardo que ese puente nuevo con el que soñaste tantas veces, hoy existe y lo volveremos a cruzar, como antes, para extendernos por el viejo camino de los pinos y llegar a lo alto para admirar el paisaje de volcanes y cordillera, de montañas y lomajes, sembradíos y el río ondulante. Cruzando el puente, la tierra, de nuevo estará completa para ti, con sus animales paciendo en las vegas y el sordo rumor de las cosechadoras, que desde antiguo recogen el grano del trigo abundante. Iremos, de nuevo Ricardo, a través del nuevo puente y camino desgranando sueños y fantasías dentro de un futuro a construir, al que contribuyen nuestro liceo y los que en él enseñan. Amábamos a nuestra ciudad y todo lo que en ella existe y siempre fue así y seguirá siendo. Egresado de las liceanas humanidades, la vida nos separó, pero siempre volvimos a renacer en los reencuentros.

Tu paso por el liceo de Victoria, tu ingreso a Investigaciones de Chile y tu desempeño acorde con lo que nuestro liceo nos formó y culminar esa carrera con el grado de Prefecto Regional y el retorno a tu Traiguén amado con la designación de alcalde y la acción presta en la entrega, como Dib, Schaelchli, Salvo, Alvarez y tantos más, para que hubiera progreso. «Héctor, tendremos un estadio con cancha de pasto» me dijiste abrazándome fuerte en el triunfo de nuestro fútbol en un campeonato regional, tu arrebato de entusiasmo lo vi como algo del Sueño de siempre e inalcanzable. Pero te pusiste a la tarea y surgió el estadio de verde césped e inaugurado ante el entusiasmo y alegría de la Población, estadio después sede de campeonato nacional y después mejorado por otro alcalde: Don Luis Alvarez.

Pero otras obras llegaron para la comunidad en tu mandato: el cementerio con el adoquinado de la vieja cuesta y el acceso; la construcción del edificio de administración y velatorio; la reconstrucción del edificio del mercado y su entrada en servicio; la reconstrucción del piso del gimnasio de nuestro liceo de hombres; el pavimento del sector central de la plaza de armas; el reimpulso a la carrera del Roto Chileno; en fin ¡tanto! progreso propio para quien se siente hijo de este amado pueblo. También el estadio fiscal recibió los beneficios de mejorarlo para el deporte e incluso presidiste la asociación de futbol de larga tradición en la región.

Pero te reconocemos tu interés y esfuerzo puesto en el progreso de tu pueblo y te agradecemos tu gesto y voluntad de venirte con nosotros a tu reposo definitivo.

Aquí con nosotros y para siempre te sentirás mejor; junto a tus amados padres y abuelo Medardo; con Jorge Torres, Gallegos, Weidmann, Fulgeri, Waldemar y Hugo Jimenez, Juan Araneda y los que te seguiremos para juntarnos por siempre.

Eres Ricardo Matus Lagos como una choza forestal en el bosque, firme ante la fuerza del viento y generoso en su entrega. No te olvidaremos Ricardo, por lo que fuiste e hiciste por Traiguén.

Descanse en su justa paz.”